Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

568 total views, 1 views today

 

Inició en esa provincia un juicio contra curas y trabajadores del Instituto Antonio Próvolo. Nicola Corradi (83), Horacio Corvacho (59) y el administrativo Armando Gómez (57) podrían recibir penas de hasta 50 años de prisión. Están acusados de cometer abusos sexuales y corrupción de menores hacia niños, niñas y adolescentes con discapacidad. La institución, que funcionó por más de veinte años, era un asilo donde asistían personas sordas y también contaba con la modalidad de internado.

Julia Morcos, integrante del Colectivo por la restitución de de derechos a lxs sobrevivientes del Próvolo, relató a esta emisora los pormenores del juicio y los hechos que ocurrieron en esos años. Explicó que la causa tiene tres instancias, siendo esta la primera.

Los curas y el jardinero son los únicos que llegaron al banquillo, aunque hay otros dos imputados. Jorge Bordon (monaguillo de 51 años) se declaró culpable en la fase anterior del juicio y obtuvo una condena reducida de 10 años. Mientras, Luis Ojeda (41) fue declarado “inimputable”, por ser una persona con discapacidad.

Las víctimas suman entre 7 y 9 en total y en el primer tramo declararon más de 20 personas. Morcos aclaró que hay otras víctimas que aún no pudieron declarar porque en el mismo Instituto les negaron la posibilidad de aprender la lengua de señas, lo que ahora les impide comunicarse. “La Iglesia tenia un plan sistemático para que las familias no pudieran enterarse de lo que sucedía”, agregó.

“Queremos una condena histórica”, destacó la mujer, y remarcó: “por lo general estos casos se quedan en la investigación interna de las Iglesias y no llegan a ser elevados por el sistema judicial de los Estados”.

 

Dejá un comentario

Cerrar